Polución. Cómo hemos llegado hasta aquí y qué podemos hacer

Comment

Comparador de seguros Seguro salud
Polución

Madrid, comienzos de Ya no sólo es la “boina” de polución que se ve, una pista más de lo que está ocurriendo desde hace mucho.

Son los datos objetivos de la recogida de información de calidad del aire, según hemos visto en las noticias de estas últimas semanas. Esto está provocando cambios en las costumbres de los vecinos que requieren de esfuerzo y lo que supone un problema de planificación del tiempo a corto plazo.

Todo esto, ocasionado por el exceso de polución en el medio ambiente, genera diversos problemas, además de los evidentes de la salud. Tensión, cambios de humor (en trabajo y familia), y ralentización de la economía.

Esto no es de Madrid, y lo sabemos. Aunque no haya alarmas puntuales, estos problemas de polución ocurren en las grandes urbes de todo el planeta. La famosa cumbre de esta semana quiere (ya veremos) acabar con esto. Diversas macro reuniones políticas, económicas, medio-ambientales a lo largo de décadas no han conseguido realmente hacer algo por la salud de todos por intereses de cada país, sus capacidades, sus necesidades de “desarrollo”, etc. Coartados por sus diferentes políticas, regímenes y relaciones con los demás países.

Sin embargo, a pesar de no ser sólo en España, los problemas para solucionar el exceso de polución, son en todos los sitios, en mayor o menor medida, iguales.

Exceso de polución en tal cantidad que es casi imposible conseguir que a medio plazo no sea necesario volver a alarmar a la población, y mientras tanto, cuando no hay alarmas de polución y contaminación, seguimos, por nuestras prisas, costumbres, prioridades, etc., por unas legislaciónes demasiado localistas, en las que la salud de la población es el ‘último mono’ de las prioridades y, por ende, la planificación de estructuras y medios de transporte, comunicación, etc no se tienen en cuenta para ello.

Un poco de historia (cercana, muy cercana)

Cambiar las cosas no es un imposible. 1 persona, sólo una consiguió salvarnos la vida a todos los habitantes de nuestro planeta hace muy poco 30-40 años. Se llamaba Clair Paterson, científico estadounidense que, además de datar con suma precisión la edad de la tierra, detectó el grave problema del plomo (uno de los componentes químicos más tóxicos para los seres vivos) en la atmósfera, mares, tierra,… en todo lo que nos rodeaba en las décadas de los años 60 y 70.

Polución

Después de grandes problemas, juicios, etc., contra viento y marea, y sobre todo contra intereses de la industria, el Sr. Clair Paterson consiguió en los años 80 que se obligara a los fabricantes a incluir catalizadores en los modelos nuevos de coche, y no seguir fabricando automóviles con gasolina “super” (de grandes cantidades de plomo). En estos años, la reducción de plomo en el medio ambiente hizo que hoy, los niveles del mismo sean los normales.

Es decir, nada es imposible. Esto lo hizo una sólo persona.

Qué podemos hacer

Se puede hacer. Otra cosa diferente es que por intereses cortoplacistas se quiera. Se implantarán soluciones, seguramente de forma obligada, pero contra más se tarde, estas soluciones requerirán de más sacrificio para nuestras “cómodas” costumbres.

Se habla mucho de que tenemos que utilizar transporte público para reducir este exceso de polución, y es correcto. Se habla de reciclar, también, y un largo etc. Sin embargo esto es cosa de todos. Se hace necesaria una política de modernización y sobre todo dimensionamiento de servicios públicos, tanto de transporte como de energía, formación, pero sobre todo educación y concienciación, a las nuevas generaciones, futuros trabajadores, empresarios y políticos.

Pero la excusa de que no existen esos servicios y echar la culpa unos a otros sólo alarga la solución del problema, la solución para disminuir el exceso de polución que está dañando seriamente al medio ambiente.

Es muy posible que lo que está ocurriendo (calentamiento global, corrientes marinas cambiantes, etc) sea algo cíclico (ojo con esto, los grandes cambios del planeta en este sentido han venido a lo largo de sus 4.000 millones de años, por razones puntuales muy concretas, y lo de ahora, puede que tenga que ocurrir igual) pero nosotros lo estamos acelerando. De eso no hay duda.

Esperamos que de la Cumbre del Clima de esta semana salgan legislaciones, conclusiones y compromisos para cambiar esto. Nuestra salud, la de todos y sobre todo la de las nuevas generaciones, está en juego.

La modernidad es ecológica

En nuestro artículo anterior sobre casas inteligentes, comentábamos lo que la modernidad nos ha traído y como lo auguraba el científico Arthur C. Clarke.

Pero aún nos falta un punto importante. La movilidad, las capacidades de internet, móviles, tablets, etc. todavía no se les está sacando provecho de forma societaria. Movilidad no significa moverse mucho, sino hacer cualquier cosa desde cualquier sitio. Y eso incluye hacerlo desde nuestra propia casa, en un parque, o de viaje con la familia. Sin coger el coche desplazándonos al centro de la ciudad, llenas de oficinas. Ya no haría falta prohibir aparcar.

Los servicios por internet, adaptados a todos los dispositivos, son un avance, no sólo en comodidad, sino en sostenibilidad.

Esto esta llegando, a la conciencia de todos, servicios como nuestro comparador seguros salud, permite cuidar tu salud, pero también la de todos. Mejor calidad de vida, mejor economía, mejores coberturas, mejores precios en tu seguro y mejores ofertas. En seguros de salud y en prácticamente todos los sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *